Comer pescado tras una operación no causa infección [video]

Comer pescado tras una operación no causa infección [video]

En Semana Santa, nutricionista señala que proteínas de este producto ayudan a regenerar tejidos

El pescado, además de su aporte en vitaminas, minerales y omega 3, es una gran fuente de proteínas, convirtiéndose en un alimento indispensable para el cuidado de la salud. Por eso, las personas que han sido operadas pueden incluirlo en su dieta sin ningún problema.

Así lo recomendaron nutricionistas del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción, teniendo en cuenta su alto consumo en Semana Santa.

Explicaron que las proteínas de este producto hidrobiológico ayudan a la regeneración de los tejidos, lo que favorece a que las heridas se cierren mucho más rápido.

TE PUEDE INTERESAR
Retiro AFP 2024 ya fue aprobado y es para todos

“Según las evidencias científicas, el pescado tiene un alto porcentaje de proteínas, nutrientes esenciales que ayudan al proceso de cicatrización, por lo tanto favorece a que las heridas se cierren mucho más rápido”, comentó a la agencia Andina.

Asimismo, explicó que el omega 3 del pescado, que es un tipo de grasa saludable, también posee funciones relacionadas con la inmunología, es decir, mejora las defensas de las personas, lo que ayuda a evitar infecciones y contribuye a la rápida recuperación postoperatoria.

Precisó que, salvo exista alguna restricción médica por alguna condición específica, los pacientes pueden comer este alimento, por lo menos, tres veces a la semana. Además, recomendó prepararlo al horno, en estofado o al vapor para aprovechar mejor sus beneficios.

TE PUEDE INTERESAR
Universitario visita al Junior de Barranquilla por Copa Libertadores

Algunos de los pescados con alto contenido de proteínas son: el bonito (23.4 g), la lisa (20.8 g), la caballa (19.5 g), así como el jurel (19.7 g), la trucha (19.5 g) y la anchoveta (19.1 g). En tanto, los que poseen mayor cantidad de omega 3 son la anchoveta (2.4 g), el bonito (2.1 g), la caballa fresca (1.6 g) y el jurel (1.3 g).

Pescado fresco

A fin de evitar posibles problemas de salud, se aconseja guardar las medidas higiénicas respecto al cuidado de las heridas que pueda tener la persona operada y comprar el producto hidrobiológico en lugares donde se apliquen buenas prácticas de venta.

TE PUEDE INTERESAR
La era Jorge Fossati comienza hoy en Matute

Para elegir correctamente un pescado, debes identificar que los ojos sean esféricos, ligeramente salidos, transparentes y de córnea limpia.

Adicionalmente, el pescado debe tener las branquias de color rojizo vivo y la carne o músculo debe ser suave, resbaladiza, brillante y limpia. Además, las escamas deberán ser abundantes y difíciles de retirar.

También es importante el olor, el pescado debe tener el aroma característico a mar o río, según sea su procedencia.

Por último, el pescado fresco siempre debe venderse rodeado de hielo y no envuelto en papel periódico para evitar su contaminación.