Congreso: rechaza el adelanto de elecciones para el 2023

Congreso: rechaza el adelanto de elecciones para el 2023

Fuerza Popular fracasó al no lograr proyecto de consenso. Avanza País, AP y APP rechazaron que elecciones se adelanten para octubre.

También Perú Libre y el Bloque Magisterial, que condicionan su voto a cambio del referéndum para una constituyente. El lunes se vota otra reconsideración.

Al cierre de esta nota, el reloj había marcado las 00:10 de la noche y en el Hemiciclo los congresistas rechazaron que las elecciones generales se realicen este año.

El Pleno había dado luz verde, con 78 votos a favor, a la reconsideración planteada por el presidente de la Comisión de Constitución, Nano Guerra, para que el dictamen de nuevos comicios en abril del 2024, que había sido aprobado en diciembre, sea modificado, votado y las elecciones se hagan en octubre de este año; sin embargo, en la votación definitiva para concretar el cambio, los votos a favor se redujeron y quedaron muy lejos de los 87 votos necesarios.

Alcanzaron apenas los 45 votos.

Antes de suspender la sesión para el lunes 30 a las 10 a.m., el presidente del Congreso, José Williams, anunció que se habrá presentado una reconsideración de esa votación.

No obstante, la aprobación de esta nueva norma parece difícil, y se torna impredecible la reacción de quienes reclamaban en las calles el adelanto de elecciones generales en el más breve plazo.

La propuesta de Guerra

Luego de aprobarse la reconsideración, Guerra presentó un nuevo texto que proponía una primera vuelta electoral en octubre y que el mandato de la presidenta Boluarte y de los congresistas culmine el 31 de diciembre.

TE PUEDE INTERESAR
Fiscalía abre investigación por apagón en matute

Así, el nuevo gobierno hubiera asumido funciones el 1 de enero del 2024 y lo culminaba el 28 de julio del 2029.

El haber sugerido que el próximo periodo sea de 5 años y medio fue una de las propuestas que generaron rechazo en las bancadas que se oponían al adelanto, aunque desde la izquierda, al conocerse el resultado de la votación, se oyeron las consignas reclamando se dé paso a un referéndum sobre una asamblea constituyente, y rechazando al fujimorismo.

La reconsideración de Guerra tampoco fue respaldada por los exaliados de Fuerza Popular: Renovación Popular, Avanza País, Acción Popular y Alianza para el Progreso (APP).

Alejandro Cavero, congresista de Avanza País, increpó a Guerra y le reclamó por no haber dictaminado sus reformas. «Creen que con la izquierda los van a querer un poco más. Van a extrañar un Congreso de derecha», exclamó.

Renovación Popular, por su parte, había votado en contra debido a que sus parlamentarios consideran inconstitucional que se recorte el mandato de la presidenta Dina Boluarte y de los congresistas.

Su vocero, José Cueto, había solicitado que el texto sustitutorio de Guerra retorne a la Comisión de Constitución, pero no tuvo éxito.

En Acción Popular, en tanto, la facción de María del Carmen Alva, extitular del Congreso, que representa al bando conservador del partido de la lampa, se sumó al coro de Avanza País.

TE PUEDE INTERESAR
Megapuerto de Chancay va a operar con exclusividad - APN

Uno de los allegados de Alva, Wilson Soto, reflejó esta postura en su intervención.

«En nuestra bancada, estoy seguro, no permitiremos esto. ¿

A dónde nos está llevando el presidente de la Comisión de Constitución? Es importante que se ponga orden», manifestó Soto, oponiéndose a que los comicios sean este año.

En Alianza para el Progreso (APP), el miércoles, su líder César Acuña había invocado a acelerar los comicios, pero el jueves, luego de reunirse con la presidenta Dina Boluarte, calmó sus pretensiones y dijo que su bancada iba a votar de acuerdo a la mayoría congresal.

Este giro de APP se evidenció en el Hemiciclo, cuando pidió la palabra uno de sus portavoces, Eduardo Salhuana. «Si queremos cambiar, tenemos que cambiar el esquema político y el sistema electoral», refirió.

La izquierda en lo suyo

Pero no solo las bancadas de derecha pusieron resistencia. También lo hicieron los exaliados de Pedro Castillo, en Perú Libre, Bloque Magisterial y Perú Democrático.

Sus parlamentarios condicionaron su apoyo al adelanto de elecciones a cambio de que el dictamen incluya la convocatoria a un referéndum y a una asamblea para redactar una nueva Constitución.

«El adelanto de elecciones no es un pedido de la población, es el pedido de algunos sectores que están en campaña.

¿El adelanto de elecciones soluciona los problemas en los colegios y hospitales?», enfatizó Edgar Tello, del Bloque Magisterial.

Flavio Cruz, de Perú Libre, declaró que su bancada apoya que se vayan todos, «pero que la población entienda que no estamos con el fujimorismo. Queremos que esto vaya con una asamblea constituyente».

TE PUEDE INTERESAR
PRONABEC ofrece becas a hijos de docentes

Su vocero, Waldemar Cerrón, intervino en el mismo sentido, pero dejando en claro que se aferrará al cargo hasta que no aprueben su agenda.

«No queremos salir de este lugar sin que se considere un referéndum. Es el clamor popular la asamblea constituyente», recalcó.

Guillermo Bermejo, de Perú Democrático, se sumó a la intransigencia. «Si queremos hacerle caso a la calle, que se incluya la consulta por una asamblea constituyente y es por eso, no hablemos de falsa moral porque algunos que pretenden que las elecciones sean en 2023 quieren que igual Dina Boluarte se quede hasta el 2024», dijo.

Nadie daba tregua, pese a que horas antes, en medio de esa discordia, la parlamentaria Ruth Luque, de Cambio Democrático, pidió sensatez a sus colegas de izquierda y los invocó a ser sinceros con la ciudadanía.

«Pensar que se va a conseguir los 87 votos para una asamblea constituyente… no se va a conseguir. Quisiéramos, pero digamos la verdad a la gente. Ofrezcamos lo que realmente podemos hacer», demandó.

En la sede del Ejecutivo primaba la contradicción. Boluarte dijo estar a favor de que las elecciones sean este año. Pero Otárola, quien mueve los hilos para conservar la alianza con Avanza País, quiere quedarse.

Mientras el país vive un caos, la necedad de los actores políticos parece llevarlo hacia el abismo.