Las mentiras del presidente, Karelin Lopez, mar para bolivia en entrevista para CNN

A poco de cumplirse seis meses desde que el presidente Pedro Castillo asumiera las riendas del país, el mandatario admitió en CNN algo que sus aliados y la prensa oficialista negaban a gritos: “saludó” a “empresarios” en el despacho clandestino del distrito de Breña y recordó –ahora sí– que se reunió con la lobista Karelim López en Palacio de Gobierno.

Todo esto trae abajo la posición que tuvo frente a la Fiscalía de la Nación cuando, con su abogado, se encargaron de negar los vínculos con la señora allegada al consorcio que ganó una millonaria licitación. Castillo también se contradijo solo, porque en la primera parte de la entrevista –publicada el lunes– afirmó que no la conocía. Pero en la segunda parte dijo: “Sí, vino al despacho, la recibí”.

Debido al hermetismo con el que se maneja el mandatario, las preguntas planteadas por la cadena de noticias CNN buscaban respuestas a la crisis que arrastra su gobierno prácticamente desde el inicio.

Anoche, no pudo argumentar por qué busca cambiar la Constitución Política. Solo dijo que uno de los motivos es porque data de 1993. Castillo no supo diferenciar entre artículos constitucionales y políticas de Estado, y nadie le avisó que la Carta Magna ya consagra el derecho a la salud, a la educación y al agua potable.

SUEÑA CON UN MAR PARA BOLIVIA

En la segunda parte de la entrevista, el mandatario se mostró a favor de la pretensión de Bolivia de tener una salida al mar. “Es el clamor de Bolivia (…) haremos lo que los pueblos claman, lo que los pueblos necesitan”, dijo el presidente. Esta situación lo ubica en el escenario que hace unas semanas Perú21 advirtió: la soberanía del territorio peruano está en riesgo (ver opinión del embajador Eduardo Ponce).

La intervención del exmandamás de Bolivia, Evo Morales, ha sido clave para que Castillo tenga esta postura que –a costa del Perú– es un anhelo del socialismo del siglo XXI, de tener Estados plurinacionales.

Castillo anoche también dejó mucho que desear respecto a su posición frente a la dictadura de Venezuela y Nicaragua. Y respecto de Cuba, fue incapaz de responder cuando el periodista Fernando del Rincón le preguntó si era una democracia.

Este diario identificó algunas otras falsedades e imprecisiones esbozadas por el mandatario, las cuales fueron sometidas al escrutinio de especialistas (ver recuadro).

Respuestas de Castillo estuvieron plagadas de falsedades e imprecisiones. Analistas rebatieron sus falacias

  1. “Sí me gusta hablar, no es que no me guste hablar con la prensa. Me he dado el tiempo, tengo razones (para no hablar) y una son los maltratos que tuve durante la campaña”.
Puedes ver:   Club del tarot inplica a Karelin Lopez con empresas chinas

Todos los presidentes tienen la potestad de decidir las condiciones bajo las cuales declaran e informan, pero lo que sí es importante es que se comuniquen con la ciudadanía y para ello están los medios de comunicación. Sobre los supuestos maltratos a los que se refiere, una situación que pudo haber implicado a un medio o más no debería afectar al resto. Si fuera cierto lo que dice, eso no debe quitar la posibilidad de entrevistas a otros. Estas últimas entrevistas que ha dado demuestran que esto era posible ahora y también hace seis meses. Ese argumento, sobre el tiempo que se ha dado para dar entrevistas, se cae por esa misma razón. A él le gusta dar discursos y hablar con algunos actores, pero eso es diferente a hablar con los medios. Esas dos cuestiones no son equivalentes. Una cosa es comunicarse con la gente y otra dar cuentas.

  1. “A mí me dijeron terruco. Me dijeron que tengo vínculos con el Movadef, con el Conare. Me dijeron de todo”.

Con estas declaraciones que ha dado en su última entrevista, el presidente Pedro Castillo está mintiendo y se está burlando de la prensa internacional. Hay demasiada evidencia de su relación con Sendero Luminoso a través del organismos como Conare-Sute, la Fenatep y el Movadef. Incluso el mismo Sutep, a través de sus redes sociales, lo ha encarado y ha compartido imágenes suyas participando en actividades oficiales del Conare.

El presidente quiere desmarcarse de ese pasado, pero no es posible. Creo que está siendo mal asesorado y piensa que negar las cosas lo libra de los cuestionamientos. Para mí, Castillo considera que reconocer situaciones o admitir responsabilidad es un camino directo a la vacancia, cree que negándolo todo hasta el final se librará de eso. No se puede entender una postura pertinaz frente a tanta evidencia.

  1. “Si a mí me hubiese constado que estos señores (exministros) estaban metidos adentro (vinculados con el terrorismo), yo no los hubiese hecho jurar”.

No creo que ningún maestro vinculado al sindicalismo no sepa perfectamente qué es el Conare-Sute, ya que se ha discutido por décadas el vínculo que tiene esta facción sindical que tiene con el Movadef, que es precisamente el brazo político de Sendero Luminoso. Me parece que, como en otras respuestas que ha dado, el presidente Pedro Castillo está tratando de construir una realidad paralela y reinventar la historia. Sin embargo, esto no es posible. En 2017, Castillo lideró una huelga de reunificación del Conare-Sute. En esa manifestación se reunificó todo el organismo, incluyendo a estos elementos vinculados a Sendero Luminoso. Es imposible que él no supiera que sus entonces ministros tenían estos vínculos. No eran desconocidos para él. Cuando no se está diciendo la verdad, es muy fácil caer en contradicciones.

  1. “Las personas que hemos traído, las hemos traído para servir al país. Si no aportan, ya hemos limpiado y separado inmediatamente”.
Puedes ver:   Club del tarot inplica a Karelin Lopez con empresas chinas

En ningún caso, hasta donde yo recuerdo, los funcionarios que dejaron los cargos durante el gobierno de Castillo lo hicieron de manera inmediata después de estallado el escándalo. Estas salidas siempre han demorado muchísimo y las situaciones se alargaron hasta que se hicieron completamente insostenibles. Justamente, por lo que se ha visto, una de las características del presidente es su marcada indecisión. En el caso de Iber Maraví, Luis Barranzuela, Carlos Gallardo, el presidente de Essalud, nunca tomó una decisión rápida, jamás. Es completamente falso, es una de las tantas mentiras que ha dicho en esta última entrevista (a CNN). El presidente Castillo siempre sale con generalidades y nunca asume su responsabilidad por los malos nombramientos u otras situaciones irregulares que rodean su gestión.

  1. “Fue una sorpresa (que Karelim López organizara fiesta). Yo no tengo confianza; jamás la he conocido a esa señora. Sí, ha venido (a Palacio)”

Es una respuesta insostenible la del presidente, y el entrevistador lo hizo notar. Siendo jefe de Estado, no puede decir que le hicieron la fiesta a su hija y no sabía quién pagó. Podrían minimizarlo, pero, visto el contexto, la señora que pagó la fiesta está vinculada a un consorcio que ganó una licitación millonaria con el Estado. Creo que no es solamente una atención o una sorpresita. Es la demostración de un vínculo que obviamente él tratará de negar, pero los hechos dicen otra cosa. La respuesta que ha dado es típica de una persona investigada por la justicia y es terrible que lo diga el presidente de la República. Es muy triste que lo haga ante los medios internacionales. Ni siquiera intenta un argumento, sencillamente con descaro y desfachatez pretende sorprender a la opinión pública diciendo algo que a todas luces es evidente.

  1. “Jamás llamé a empresarios. Si los he recibido, nos hemos saludado. Uno no puede ser descortés. De empresarios no recuerdo tanto, no recuerdo nombres”.

Una vez más, las respuestas del presidente son inconsistentes y se desarrollan en el ámbito de su falta de entendimiento de lo que son las normas. El presidente considera erróneamente que ciertas horas de su tiempo no pueden ser objeto de rendición de cuentas. Es inverosímil que no recuerde los nombres de las personas con las que se reunión en Breña. Pese a que niegue todo, hay otros elementos que lo desmienten. Hay imágenes suyas ingresando a la casa de Sarratea con gorro y hay una lista reconstruida de los posibles asistentes a las reuniones. Creo que el éxito de las investigaciones que realicen no depende de las respuestas del presidente, porque en el extremo podría hasta mentir. Estas ambigüedades refuerzan las sospechas en su contra. El presidente no parece ser consciente de las situaciones que implica recibir a empresarios, así sea para recibir sus saludos.

  1. “Hay un proceso de aprendizaje, no fui entrenado para ser presidente. El Perú va a seguir siendo mi escuela”.
Puedes ver:   Club del tarot inplica a Karelin Lopez con empresas chinas

Una persona responsable no postula a un cargo público para aprender. Uno postula para ejercer y servir, porque uno está convencido de que lo puede hacer bien. Todo aprendizaje es una especie de prueba y error. ¿El presidente quiere que los peruanos asumamos los errores que este aprendizaje le tomará? Eso no lo dijo en campaña. Si lo hubiera planteado así, estoy seguro de que nadie habría votado por él. Debió ser sincero mucho antes, no ahora. Nunca he visto un gobierno con tantos cuestionamientos e investigaciones fiscales en tan poco tiempo. Es algo completamente insólito. El presidente no puede tomar esto como algo bueno, no es algo para jactarse. Cosas negativas que rodean su gestión, él las toma como positivas. Quiere convencernos de cosas imposibles. Esa falta de conexión con la realidad que se ha visto en estas entrevistas es lo que más preocupa a la población.

  1. “Es el clamor de Bolivia (su salida al mar); pregúntele a un boliviano. Claro que lo dije. No como presidente… Es una idea, le consultaremos al pueblo”.

Lo dicho por el presidente Pedro Castillo en su última entrevista es muy inconexo e impreciso; eso mismo se reflejaba en sus primeras declaraciones que hizo hace un tiempo en Bolivia. La diferencia es que ahora sabemos que, como jefe de Estado, sí está dispuesto a entregar el Mar de Grau para que sus amigos bolivianos, Evo Morales y el Movimiento al Socialismo, tengan el acceso marítimo que pretenden. Es entreguismo territorial, gravísimo e increíble.

El Congreso debe establecer lo que signifique esta declaración y tomar medidas. Políticamente, no es válido lo que ha dicho Castillo. Lo dicho antes en Bolivia (Mar para Bolivia) era un antecedente, pero lo que ha hecho ahora es confirmar sus intenciones ya como presidente de la República de todos los peruanos. No es preocupación por otro país hermano; se trata de entreguismo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x