kasani-migraciones

Queman Puesto de Vigilancia Fronterizo de Kasani, en la provincia puneña de Yunguyo, frontera con Bolivia.

Y en el distrito arequipeño de La Joya intentaron tomar comisaría. Mientras que en Lima se ha convocado a una marcha nacional el 24 de enero.

Ayer en la tarde, sujetos desconocidos atacaron y quemaron varias oficinas pertenecientes a Aduanas, Migraciones y el Puesto de Vigilancia Fronterizo de Kasani, provincia de Yunguro, al sur de Puno, frontera con Bolivia.

Al parecer, el hecho se registró luego de que horas antes los pobladores de Yunguyo realizaran una movilización de protesta por las principales calles de esta localidad exigiendo la renuncia de Dina Boluarte, cierre del Congreso y adelanto de elecciones.

Como parte de su medida de lucha, los pobladores realizaron una plegaria a Jehová. Para ello se arrodillaron y pidieron alto a la matanza en Puno y demás regiones del país. También solicitaron el castigo divino para Dina Boluarte y sus ministros por la muerte de más de 50 personas durante la represión policial y militar.

En Yunguyo no hay una compañía de bomberos, por lo que las oficinas de la Policía Nacional, Aduanas, Migraciones y Senasa ardieron en llamas.

Cabe recordar que en los últimos días se ha registrado el ataque a instituciones públicas en Ilave, Juli, Zepita y Desaguadero. En estas tres últimas localidades, curiosamente, las comisarías o puestos policiales fueron cerrados y abandonados por personal policial.

Se tiene conocimiento de que las comisarías de Zepita e Ilave fueron quemadas por sujetos desconocidos. En Desaguadero atacaron y quemaron las instalaciones del Centro Binacional de Atención en Frontera.

TE PUEDE INTERESAR
BN pagó S/ 1,900 millones en bonos a más de 5 millones de peruanos

Ayer también ocurrieron actos de violencia en Arequipa cuando manifestantes enardecidos del distrito La Joya pretendieron tomar a la fuerza la comisaría de El Triunfo.

Al menos 15 personas resultaron heridas tras el enfrentamiento con la Policía Nacional.

El hecho se dio el domingo 22 de enero, alrededor del mediodía, cuando una turba de manifestantes bloqueaba el kilómetro 48 de la vía Panamericana Sur. En ese momento, los efectivos utilizaron la fuerza para desalojarlos del sector.

Minutos después, la misma turba se trasladó hacia la comisaría de El Triunfo, donde pretendieron tomarla. El acto fue evitado por los custodios del orden, quienes lanzaron bombas lacrimógenas e hicieron disparos al aire para dispersarlos.

Durante la gresca resultaron heridos alrededor de 15 personas, entre ellos cinco agentes, quienes fueron atendidos en la dependencia policial.

Por la noche se informó que tomaron de rehén a un policía y que pretendían agredirlo. Sus colegas no podían rescatarlo debido a los ataques que recibían por todos lados.

Sin embargo, horas después se supo que el agente fue liberado después de hacerse un ‘canje’ por cinco detenidos.

Reinician marcha en Lima

Luego de la intervención de la policía en la Universidad Mayor de San Marcos y la detención de manifestantes que se alojaban en ese recinto, las delegaciones del interior del país se replegaron con el fin de atender a sus heridos y detenidos. Pero también se alistan para la marcha nacional del martes 24 de enero.

TE PUEDE INTERESAR
Anuncian medidas legales contra la MML de terminar concesión de peajes

La convocatoria hecha por la Confederación General de Trabajadores del Perú, “por la renuncia de Dina Boluarte y la Mesa Directiva del Congreso, el cese a la represión criminal y la apertura de un proceso constituyente mediante referéndum”, indica que la concentración será a las 4:00 p.m. en la plaza Dos de Mayo.

Gioconda Baca Vargas, de la Federación de Mujeres de Grau-Apurímac, dijo que han venido a luchar y que la paz es la renuncia de Boluarte. “No nos representa. Ella debería tener el mismo discurso que nosotros”, anotó.

“Urge un mediador, pero no hay políticos con prestigio”

Germán Altamirano, de la delegación de Apurímac, estimó difícil que se concrete un diálogo con el Gobierno. Se pronunció por una comisión intermediadora.

“Hice algún esfuerzo desde que llegué a Lima al contactarme con rectores de universidades para que pueda formarse una comisión mediadora.

Tal vez haya personalidades de peso e instituciones con credibilidad. Pero el Gobierno no está permitiendo las reuniones. Hasta ahora las delegaciones no han podido reunirse porque las están persiguiendo.

En este tipo de conflicto tiene que haber alguien que medie, pero lamentablemente no tenemos líderes políticos con prestigio. Creo que hay que mirar el lado académico. El país se está polarizando”.