Un bebé de apenas un año de edad falleció en el distrito de Zorritos tras haber dado positivo a COVID-19, convirtiéndose en la víctima de menos edad que fallece este año a causa de la enfermedad en la región Tumbes. Así lo confirmó hoy Augusto Tarazona Fernández, viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud del Minsa.

“Tenemos que vacunar a los niños, pero también a los padres. Tenemos entendido que ha habido dificultades en vacunar a los padres de este bebé”, declaró el funcionario desde Tumbes, a donde llegó para supervisar el inicio del proceso de vacunación a menores de 5 a 11 años.

TE PUEDE INTERESAR
Bono de 820 soles: ¿ A quiénes les corresponde y cómo hago para inscribirme?

Por su parte, el titular de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Tumbes, Rommell González Seminario, dio más detalles sobre el deceso del infante. Indicó que, tras complicaciones derivadas de la enfermedad, los padres llevaron al bebé al centro de salud de Zorritos, pero lastimosamente este llegó cadáver.

Según González, los padres del bebé son evangélicos y, debido a sus “condiciones religiosas”, no le habrían brindado atención oportuna.

“Lamentablemente la familia del bebé, por las condiciones religiosas que tienen ellos lo han tenido en casa y no lo han llevado a ningún establecimiento de salud. Han estado orando por él en su vivienda y cuando lo han visto mal lo han llevado al centro de salud, donde el niño ha llegado cadáver”, indicó.

TE PUEDE INTERESAR
Protestas en Peru, Hasta el momento 3 muertos

El titular de la Diresa indicó que el caso ya está siendo investigado por el sector salud y la Policía Nacional del Perú, para conocer mayores detalles sobre el deceso del pequeño.

“Estamos investigando si el niño ha tenido comorbilidad que ha desencadenado en su deceso”, puntualizó.